Donaciones
EL PERIÓDICO INSTANTÁNEO DEL ECUADOR
Donar
Conozca más
Edición #5231 |  Ecuador, domingo, 18 de agosto de 2019 |  Ver Ediciones Anteriores

1 de MAYO DIA DEL TRABAJO

484

Por Juan Paz y Miño Cepeda

1 DE MAYO: DÍA DEL TRABAJO

Juan J. Paz y Miño Cepeda


ORIGEN

El “Día del Trabajo” recuerda la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 por los obreros de Chicago, en los Estados Unidos, que demandaron una jornada diaria de 8 horas, y que fue una reivindicación inmediatamente acogida por el movimiento obrero de todo el país.

La represión contra el movimiento huelguístico fue despiadada y los principales dirigentes fueron apresados. Una justicia reaccionaria concluyó con un vergonzante veredicto: condena a muerte para Spies, Engel, Schwab, Fielden, Fisher, Lingg y Parsons. El 11 de noviembre de 1887 se consumó el “crimen de Chicago”: en el patio de la prisión fueron ejecutados Spies, Parsons, Fisher y Engel. El dirigente Lingg hizo explotar una bomba en su celda antes de que lo ahorcaran. Neebe fue condenado a 15 años de trabajos forzados. Y, por falta de “pruebas”, Schwab y Fielden fueron absueltos por otra pena: la de prisión perpetua.

En 1889, como recuerdo de las luchas obreras y particularmente del movimiento huelguístico de Chicago, la Segunda Internacional Socialista proclamó al 1º. de Mayo como “Día Internacional del Trabajo” y asumió la reivindicación total de la jornada de 8 horas, que los capitalistas consideraron una declaración de guerra.

A pesar de las represiones, la lucha obrera fue imponiéndose. Además, reformadores sociales, pensadores, intelectuales y políticos se unían a los trabajadores para denunciar la explotación capitalista como la causa de la miseria social y de la situación laboral.

De este modo, y de manera progresiva, los gobiernos de los países capitalistas se vieron forzados a tomar, como asunto de Estado, la atención a las clases trabajadoras, a fin de solucionar la pesada herencia social de la pobreza, la miseria y la explotación. 

 

EL 1º. DE MAYO EN ECUADOR

Los primeros núcleos de clase obrera aparecen en Ecuador solo a fines del siglo XIX e inicios del XX. Pero su precaria situación recordaba a la de los trabajadores de los países capitalistas centrales. Y también en Ecuador comenzaron las luchas por mejorar salarios, reducir jornadas y conquistar derechos laborales mínimos.

Con motivo del Centenario del Primer Grito de Independencia, el 10 de agosto de 1909 se realizó el Primer Congreso Obrero Ecuatoriano. En 1911, por iniciativa de la Asociación de Abastecedores del Mercado de Guayaquil, se conmemoró, por primera vez, el 1º. de Mayo, que los trabajadores ecuatorianos continuaron recordando en los siguientes años. El gobierno de Leonidas Plaza Gutiérrez, mediante decreto del 23 de abril de 1915, consagró “el Primero de Mayo de cada año, día feriado para los obreros del Ecuador”. Al año siguiente (1916) se decretó en el país la jornada de 8 horas, aunque fue sistemáticamente burlada.

Hubo protestas, huelgas y reivindicaciones de la clase obrera ecuatoriana no solo para avanzar en la conquista de sus derechos, sino también para lograr el respeto y la generalización de la jornada de 8 horas. En Guayaquil, la huelga obrera convocada con estos propósitos fue reprimida el 15 de noviembre de 1922 con una escandalosa matanza de trabajadores.

Reconociendo esa trayectoria de luchas del incipiente proletariado ecuatoriano, la Revolución Juliana de 1925, además de modernizar al Estado, institucionalizó la atención a las clases trabajadoras mediante la creación del Ministerio de Previsión Social y Trabajo, la Caja de Pensiones, la expedición de las primeras leyes laborales e incluso la introducción del impuesto a la renta, del que fueron excluidas las clases asalariadas. Tras esos primeros esfuerzos, fue la Constitución de 1929 la primera en reconocer los derechos laborales y recién en 1938 se dictó el Código del Trabajo, que consagró los principios fundamentales de protección a los trabajadores y las garantías básicas de sus derechos.

El sindicalismo creció bajo un lento proceso, que acompañó al ritmo igualmente lento de desarrollo del capitalismo. Por eso, recién en 1938 se fundó la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Católicas (CEDOC) como primera central nacional auspiciada por la Iglesia y jóvenes conservadores, a la que siguió en 1945 la Confederación de Trabajadores del Ecuador (CTE) patrocinada por el Partido Comunista y en 1962 la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Sindicales Libres (CEOSL), vinculada al sindicalismo anticomunista norteamericano.

 

LA DEMOCRACIA CONSTITUCIONAL CONTEMPORÁNEA

Las centrales nacionales convergieron en procesos unitarios a fines de la década de 1960 e inicios de la de 1970, de manera que el nacimiento del Frente Unitario de Trabajadores (FUT) en 1981, que agrupó a esas centrales, fue el resultado de un largo proceso que fluctuó entre la confrontación mutua y el acercamiento de las reivindicaciones.

 

Con el FUT se identificó la izquierda ecuatoriana y respaldó las famosas huelgas nacionales que se sostuvieron hasta mediados de los ochentas. Enseguida actuaron contra el movimiento de los trabajadores una serie de factores históricos: el represivo gobierno de León Febres Cordero (1984-1988) quien jamás se reunió con algún dirigente del FUT; la sucesión, a partir de 1992 de los presidentes Sixto Durán Ballén, Abdala Bucarám, Fabián Alarcón, Jamil Mahuad, Gustavo Noboa, Lucio Gutiérrez y Alfredo Palacio, quienes, además de evidenciar la crisis política e institucional del país, apuntalaron el modelo económico empresarial/neoliberal de nefastas consecuencias sociales y laborales; y, sobre todo, el derrumbe mundial del socialismo y con él la desvalorización del marxismo y la debacle de todas las izquierdas políticas del país.

 

Entrte 2007-2017 la tendencia flexibilizadora, el modelo empresarial y el neoliberalismo perdieron el antiguo y privilegiado espacio político y económico en el que incubaron. Los movimientos sociales y las centrales de trabajadores apoyaron tanto la Constitución de 2008 como al gobierno de Rafael Correa. Pero, por múltiples razones que tienen que ver con la conducción del Estado y las disputas por el poder, el movimiento de los trabajadores rompió con Correa y se dividió: el FUT y sus centrales (CEDOCUT, CTE, CEOSL) pasaron a  la oposición, mientras el Parlamento Laboral y la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) lo apoyaron.

Con el gobierno de Lenín Moreno, el FUT se ha identificado con la “descorreización” y ha jugado un papel que ha sido cuestionado desde distintos sectores, por sus acercamientos con los dirigentes empresariales y con el mismo gobierno, mientras maneja un discurso reivindicativo.

En todo caso, el mayor peligro para el movimiento de los trabajadores se halla en la subordinación del gobierno de Moreno a los intereses de las cámaras de la producción y en la arremetida de las elites empresariales contra los derechos laborales a fin de flexibilizarlos, reducir costos y aumentar las tasas de ganancia, propósitos que coinciden con la carta de intención que el gobierno ha suscrito con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Este 1º. De Mayo, Día del Trabajo, no solo es un motivo para recordar las luchas de los trabajadores, sino para reivindicar, en el presente, los derechos laborales y rechazar las intenciones empresariales y gubernamentales para afectarlos.

Comentarios

Liberación de responsabilidad y términos de uso:

El espacio de comentarios ofrecidos por EcuadorInmediato, tiene como objetivo compartir y conocer sus opiniones, por favor considere que:

  • El contenido de cada comentario es responsabilidad de su autor, no representa ninguna relación con EcuadorInmediato.
  • Usamos la plataforma Disqus para identificar los autores de cada comentario, de tal forma que podamos crear una comunidad.
  • Todo comentario que atente contra la moral, buenas costumbres, insulte o difame será eliminado sin previo aviso.

Este espacio es suyo por favor utilícelo de la mejor manera.